No eres lo que haces

 

 

YO SOY LO QUE HAGO

Es una afirmación que me ha costado años poder hacerla. Es bastante complicado des-identificarse de lo que hacemos, a que dedicamos nuestro tiempo, que título tenemos, que etiqueta nos ponemos. Haceres, títulos y etiquetas que socialmente nos dan una identidad.

¿a qué te dedicas?, ¿qué es lo que haces?, ¿cuál es tu profesión?, son preguntas que en nuestro día a día las utilizamos para saber de la persona, identificarla y encuadrarla en un patrón o perfil social.

EL INCOSCIENTE COLECTIVO Y LO QUE HAGO

De ahí que para el inconsciente colectivo el abogado tiene una imagen de perfil, el médico otra, el fontanero otra, el ingeniero otra, el barrendero otra etc…, cada profesión nos da una imagen colectiva que nos hace encajarla en un estatus, en un grupo, en una etiqueta e incluso en la carga positiva o negativa que le hemos creado a su alrededor.

Una clara imagen, donde la carga positiva o negativa influye mucho en la persona es en el perfil de desempleado. Colectivamente tiene una imagen y una connotación que a todos nos viene a la cabeza. Para la persona que se encuentra en esta situación no es nada facil portar este perfil y la identificación con él.

Y como ésta, podemos ver en muchas otras profesiones la carga de imagen colectiva que le damos desde lo bueno y lo malo, desde lo positivo y negativo.

Es más, cuando nos identificamos con lo que hacemos, cualquier cosa que nos salga mal o hagamos mal es el fin de nuestro mundo interior. Lo hacemos como algo tan personal que nos empezamos a juzgar de manera negativa con diálogos y pensamientos destructivos. Entramos en un círculo vicioso de ataque a nuestra estima y a nuestro ser.

CUANDO DEJAS DE IDENTIFICARTE CON LO QUE HACES

Pero cuando dejas de identificarte con lo que haces, dejas de ser el abogado, el médico, el fontanero, el ingeniero, el barrendero, el desempleado etc.., lo único que queda eres tú.

Cuando no eres lo que haces, tomas consciencia de la inmensidad de posibilidades que tienes de ser. No hay límites, sientes la libertad de ser y de sentir lo que realmente eres.

Voilà!!, aquí está la mayor dificultad de la des-identificación de lo que hacemos, ya que necesitamos saber quiénes somos para alcanzar el poder personal y crear la vida que queremos.

Ya no creas tu vida en función de lo que haces si no en función de lo que eres. Recobras el poder de elegir por ti y no por los demás. Sientes que no necesitas el reconocimiento de los demás para sentirte en buena estima. Dejas de vivir en función de las expectativas que los demás se han creado sobre ti, y las que tú te has creado sobre ellos.

En definitiva, te relaciones con los demás por quién eres y no por lo que haces.

Desapegarte de lo que haces es desapegarte de todo el mundo material y mental que lo rodea. Es desapegarte de lo que la sociedad piensa que es el éxito, el reconocimiento, la carrera profesional, la felicidad, la autorrealización…

REFLEXIONES SOBRE LA PIRAMIDE DE MASLOW

Y LAS CREENCIAS SOCIALES

No hace mucho hice un ejercicio de reflexión con la pirámide de Maslow. Por si alguna no lo conocéis os dejo aquí una imagen de ella.

 

 

Según Maslow el ser humano tiene una serie de necesidades o jerarquía de necesidades para llegar a la autorrealización. Esta propuesta la hace en su teoría sobre la motivación humana de 1943. Según esta fórmula de Maslow, el ser humano conforme va satisfaciendo las necesidades más básicas (la parte baja de la pirámide) va creando la necesidad de tener otras más elevadas (la parte alta de la pirámide).

Pensaba con respecto a esta jerarquía de necesidades y las creencias sociales que hay en relación a ellas. Y según voy subiendo en la escala, me voy dando cuenta que existen una creencias sociales y culturales donde se nos dicen de qué manera estamos más seguros, como son mejores nuestras relaciones sociales (incluso en nuestra intimidad), como es el éxito, el respeto y la confianza. Y, por último, como llegas a la autorrealización si consigues esto o lo otro.

Y me hice la siguiente pregunta: ¿estás necesidades o deseos, según nuestras creencias, son las que realmente tenemos o las que realmente se nos han impuesto y hemos adquirido socialmente?.

Está claro que hay unas fisiológicas y básicas que sin ellas nos es difícil vivir, pero incluso en éstas nos han dictado como las tenemos que hacer.

Esta reflexión me llevo a pensar si lo que realmente soy tiene que ver con lo que hago para poder satisfacer todas estas necesidades y deseos y, entonces, alcanzar la autorrealización; esa autorrealización que me han dicho también que es la buena, buena…

Bueno, se te pone el mundo patas arriba y se te cae el andamio bajo tus pies, cuando empiezas a rascar en todo esto y sientes que muchas de las cosas que te han contado no son verdad, no resuenan y no conectan con lo que quieres ser.

Y LLEGAN LAS PREGUNTAS PODEROSAS

¿Por qué lo que me han contado como éxito?, ¿por qué los modelos que me han dado como exitosos son los que yo quiero seguir?.

¿Por qué las relaciones tienen que basarse en un reconocimiento y una expectativa de reciprocidad?

¿Por qué tengo que tener el empleo que me proporcione seguridad, aunque éste no me guste? ¿quién me asegura que este empleo me va a dar la seguridad?

¿Por qué se nos dan unos recursos estándar en la escuela para que todos hagamos las mismas cosas y de la misma manera?. ¿dónde quedan esos talentos que tengo pero que socialmente no encajan porque no son productivos?.

¿Por qué tengo que buscar la autorrealización en lo que hago, en el trabajo que desarrollo, en las relaciones que tengo y en la vida que me proponen como modelo de bienestar?

Y podría seguir haciéndome muchas más preguntas sobre esta pirámide de necesidades y su correlación con lo que socialmente nos han dicho que son nuestras necesidades y deseos.

Te invito a que hagas el ejercicio de preguntas como yo lo he hecho, porque igual caes en la cuenta de que no eres lo que haces y a lo mejor tampoco vas a encontrar la autorrealización en lo que haces.

Te invito también a continuar esta frase que te propongo (reconozco que este ejercicio es muy difícil porque lleva un autoconocimiento previo).

La frase que tienes que continuar (con la mano en el corazón y pensando con el alma) es:

Yo soy….

 

Si estás en un momento de cambio profesional y no te sientes con fuerza de hacerlo sola…visita mi casa

https://cambioprofesional.com/

y contacta conmigo

Contacto

Un abrazo

Ana

Deja un comentario